viernes, 4 de mayo de 2012

Abrimos Nuestro Cajón Gráfico

Inauguramos nueva sección.No todo van a ser historias para leer por eso este blog va a dar su  lugar a las historias gráficas.

Nuestra nueva sección se llama "CAJÓN GRÁFICO". 

Su propósito es dar a conocer otras formas de contar historias.

La primera historia gráfica que se sube al blog de "El Cajón De Historias" es... "El Miedo Del Molusco" 


martes, 1 de mayo de 2012

Gema de Sangre: Cap.3-16 de Junio 1600


16 de junio de 1600.-

Lo de hoy es una historia que parece no acabar jamas.
Hace 100 años, en 1500, los humanos debido a la situación de aquellos días, montaron una ” fiesta” impresionante en el Albayzin, se amotinaron y no pararon hasta que,otro humano, un tal Don Juan de Austria, les paró los pies en 1571.

No me extrañó que lo hicieran. Desde las Capitulaciones de 1492,todos los musulmanes viven arrinconados en los barrios de Albayzin y Antequeruela.
Como dice mi hermana Tyare, 8 años viviendo como las ratas, enojan a cualquiera. sobre todo si quien te arrincona es tu hermano de especie y ,con lo débiles que son los humanos en ocasiones... Ese era un caldo que llevaba mucho cocinándose... en algún momento debía quemarse, y eso fue lo que pasó.

El tal Juan de Austria acabó con todos los humanos moriscos que se sublevaron en la Alpujarra y mató a su líder. Un humano de raza árabe llamado Abén Humeya. Un humano al que algunos humanos también llamaban Don Fernando de Valor.
Después de aquello miles de moriscos, la mayoría artesanos, fueron deportados a tierras del interior y ahora sus casas las ocupan otros humanos, pero esta vez, los habitantes de esas casas se dicen a si mismos, cristianos.

Bueno, al parecer, algunos humanos moriscos quedan aun en la ciudad y esta noche se armó un pleito de sálvese quien pueda..Casualmente yo estaba de caza por la zona, esta vez buscando mi alimento, no todo va a ser trabajo, y vi que dos humanos se enfrentaban. Ambos eran jóvenes, fuertes y de un orgulloso que asustaba. Ambos estaban en la calle a altas horas de la noche y al amparo de un frío que hiela los huesos de los humanos, pero no los míos.
Lo único en lo que se diferenciaban era que uno de ellos era morisco y el otro cristiano. Durante la trifulca se dijeron de todo,gritaron, se insultaron y acabaron sacando las espadas.

No sé muy bien como acabó todo. Me aburrí de escuchar tantas groserías y obscenidades de labios tan jóvenes y me vine directa a casa.